miércoles, enero 04, 2006

16.- VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE LA FRANQUICIA

Es común encontrar material bibliográfico, hemerográfico e incluso opiniones de especialistas, que constantemente resaltan los aspectos positivos de la franquicia como formato comercial y de negocios, excluyendo abiertamente todos los aspectos negativos que pueda tener. Pero como todos sabemos, “no todo lo que brilla es oro”, y ese también es el caso de la franquicia. Es por eso que considero importante mostrar, lo bueno y lo malo de esta particular forma de hacer negocios.

En este sentido, podemos comenzar mencionando las virtudes o ventajas que posee la franquicia, para los agentes económicos que participan en su mercado, las cuales bien pudieran agruparse de la siguiente forma:
· Ventajas económicas y sociales
· Ventajas para el franquiciante
· Ventajas para el franquiciado
Ventajas económicas y sociales: Producto de las economías de escala que genera, al tener un mayor poder de negociación con los proveedores, la franquicia posee un efecto positivo sobre el precio final de sus productos, haciéndolos más competitivos en el mercado. También es importante destacar que como sector económico, potencia en crecimiento de la economía, al impulsar el consumo y la inversión en el país. Así también podemos destacar su papel, como elemento de crecimiento empresarial, dado que las relaciones que se establecen entres sus principales actores (franquiciante-franquiciatario), ocurren bajo la forma agentes económicos con personalidad jurídica (empresas), situación que impulsa el crecimiento del tejido empresarial nacional. A nivel financiero, las franquicias siguen siendo una gran opción para la banca, desde el punto de vista del otorgamiento de créditos. Igualmente, representan una de las principales fuentes de empleo para la población económicamente activa (PEA), entre los 18 y 25 años de edad, absorbiendo parte de ese contingente de jóvenes, en formación y profesionales recién egresados, que optan por este tipo de trabajo a tiempo parcial o completo.

Ventajas para el franquiciante: El fortalecimiento y la preservación de la marca, a través de establecimientos franquiciados, así como también la baja inversión de capital para la expansión del negocio, son algunas de las principales ventajas que se derivan de este formato comercial. En este sentido, la eficiencia operativa en los nuevos establecimientos creados, el desarrollo de nuevos mercados, el cobro de un canon de entrada y derechos de uso de la marca, así como las regalías mensuales con base en las ventas de los bienes y/o servicios que conforman la franquicia otorgada, nos dan una idea de las virtudes de este sistema de negocios, para el franquiciante.


Ventajas para el franquiciado: La disminución de la curva de aprendizaje y de riesgo, la cual ya ha sido probada por el franquiciante, una asesoría técnica y asistencia permanente, se convierten en unas de las principales ventajas de la franquicia para el franquiciado. En este sentido, los programas de comercialización y mercadeo, las economías de escala, una marca bien posicionada en el mercado, campañas publicitarias para toda la red con uniformidad en los anuncios, derivan en ahorros importantes, desde el punto de vista de la inversión, para el franquiciado, debido a que, por ejemplo, los costos de desarrollar un plan de mercadeo y publicidad en solitario, serían descomunales, respecto al porcentaje que se cancela por concepto de publicidad. De esta manera, en la medida que al franquiciado le vaya bien en su negocio, también le irá bien al franquiciante, es por eso que debe existir un gran apoyo, por parte de la central de franquicias para el asociado.

Ahora bien, también existe el lado negativo en todo este desarrollo de sistemas de franquicia, los cuales podemos agrupar de la siguiente manera:
· Desventajas de la franquicia
· Desventajas para el franquiciante
· Desventajas para el franquiciado

Desventajas de la franquicia: El uso indiscriminado de este formato comercial y negocios en la economía, puede traer efectos adversos, ya que fomenta la proliferación de Pseudofranquicias, las cuales tergiversarían la razón de ser y objetivos fundamentales de este sistema. La generación de franquicias chatarras, es el más fiel reflejo de esta situación, las cuales sin la debida orientación, estarían propiciando falsas expectativas entre los agentes económicos, originando una escalada de franquiciados inestables y sin respaldo, consumidores insatisfechos por la baja calidad de los productos y en la prestación del servicio, así como proveedores con incertidumbre e inconformes por el trato y los términos de pago.

Desventajas para el franquiciante: Pueden aparecer ciertas discrepancias entre el franquiciante y el franquiciado por la falta de comunicación, las cuales suelen ser de tipo económico o respecto a la gestión y operación del negocio. Es por eso indispensable ser transparente y honesto en la relación con el franquiciado. Otra posible desventaja es el individualismo del franquiciado, que a veces puede surgir de parte de alguien sumamente emprendedor, que domina la operación y gestión del negocio, haciendo reformas y mejoras inconsultas, que lejos de beneficiar a la red, comprometen el liderazgo y visión del franquiciante, provocando divergencias de opiniones en la toma de decisiones. En este sentido, el franquiciante estará de cara a la formación de un potencial competidor, quien luego de conocer a plenitud la organización y operación del negocio, se lanza al mercado con un concepto similar o parecido.


Desventajas para el franquiciado: Los pagos o cánones de funcionamiento pueden convertirse en un grave problema, sobre todo si éstos se cobran sobre las ventas brutas en un porcentaje fijo, sin que el franquiciado se encuentre en el punto mínimo de recuperación de costos. Igualmente, la posibilidad del fracaso comercial de la cadena, supone una pérdida del canon de entrada y otras inversiones hechas por el franquiciado, por eso uno de los principales interesados en que todo el sistema se mantenga y crezca, es precisamente el franquiciado. Otro aspecto a considerar es la pérdida de independencia del franquiciado, ya que este se ve sujeto a una serie de reglas y normas, sobre la operación y gestión de su negocio, lo que supone el estar supeditado a la toma de decisiones del franquiciante, restándole injerencia en los asuntos que afectan a su propia empresa.

Como podemos observar, las ventajas y desventajas en la implementación de este sistema, dependerán en gran medida de los valores éticos, confianza, transparencia y honestidad que existan entre las partes. De allí la necesidad de establecer buenos canales de comunicación, entre los diferentes actores que hacen vida en este mercado, donde finalmente se debe entender, que éste es un formato de negocios, que se fundamenta en el trabajo responsable de cada uno de los elementos que lo componen.

Econ. Aarón Olmos
Caracas-Venezuela

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal