domingo, enero 01, 2006

19.- EL FUTURO DE LA FRANQUICIA (PATERNARIADO)

Todo buen gerente y líder de empresa, reconoce actualmente la necesidad de establecer más y mejores relaciones, entre los diversos niveles de su organización, para así procurar el éxito de su gestión y la consecución de sus objetivos y metas, tomando elementos como la “comunicación” y “participación” como base para un sano desarrollo organizacional, convirtiéndolas así en parte de su cultura empresarial. Es por eso importante destacar que la “retroalimentación” dentro de los diferentes niveles de la estructura, se convierte en un imperativo para abatir la exclusión y fomentar el acercamiento y concentración, de todos y cada uno de los elementos intervinientes en la dinámica de la empresa.

Las franquicias no escapan a esta realidad, ya que su estructura y funcionamiento se basa en la relación de intercambio, existente entre los agentes económicos, los cuales establecen un vínculo de dependencia, procurando la explotación de un giro de negocio exitoso y comprobado, bajo las directrices y orientaciones del desarrollador original de la idea o del grupo autorizado por éste para tal fin. De esta manera, es de vital importancia para la franquicia mantener y transmitir eficientemente la forma y metodología para hacer las cosas (know how) en la red, como elemento que asegure la estandarización de los procesos de calidad y prestación de servicio, en cada una de las unidades franquiciadas. Pero este escenario puede generar en algunos franquiciados, la sensación de “pérdida de independencia” e incluso ocasionar “conflictos de intereses”, al estar supeditados exclusivamente al derrotero fijado por el franquiciante.

Como reflejo de esta situación, en países como España ya se han conformado las primeras asociaciones de franquiciados, las cuales buscan reivindicar el papel de éste dentro del sistema de franquicias, abogando por el equilibrio con los franquiciantes, denunciando los abusos que éstos puedan cometer, así como su posible influencia en las legislaciones de franquicia de manera igualitaria, siendo este el más fiel ejemplo de la necesidad que posee el sistema de franquicias de flexibilizar su relación franquiciante-franquiciado, en aras del crecimiento y dinamismo del sistema. Es por eso que Michel Kahn (Primer vicepresidente del Instituto de Redes Europeas del Franchising y del Partenariado), plantea que la franquicia, al igual que otras formas de comercio asociado, debe evolucionar hacia nuevas fórmulas, con el fin de responder mejor a las exigencias del mercado y adaptarse al desarrollo de las nuevas relaciones franquiciante-franquiciado en el contexto de una economía global. En este sentido, Michel Kahn propone como paso lógico en el desarrollo y evolución del sistema de franquicias al “partenariado” como un nuevo sistema de relaciones entre empresas. Pero que es el partenariado? ¿En que consiste?

La noción de partenariado puede tener una dimensión económica y otra social, incluso fungiendo como un puente entre las dos, aunque no se la comprenda fuera del contexto político y sea ampliamente utilizada en el campo cultural, por esta razón, se le cita como un valor, como un principio e incluso como un instrumento, en determinadas áreas del conocimiento humano. En este punto, podemos definir al partenariado como el “proceso, mediante el cual dos o más agentes económicos de diversa naturaleza (partenario principal y partenarios asociados) pactan un acuerdo, para llevar a cabo un plan o programa con objetivos comunes, donde existe un sistema de cooperación, perfeccionado sobre la base de relaciones igualitarias, en el cual la comunicación y participación de cada uno de los involucrados en el proceso, es esencial para la consecución de los objetivos y posterior desarrollo del programa o emprendimiento”.

Como podemos ver el partenariado, persigue una relación horizontal y de armonía entre los agentes económicos, donde la comunicación y las ideas, fluyan de manera constante y abierta, en pos del beneficio general, a través del logro de los objetivos planteados por la organización. Ahora bien, este nuevo esquema se plantea en base al actual agotamiento que sufre el sistema tradicional de franquicias, caracterizado por la disminución de redes deseosas de identificarse con este sistema, debido a que su imagen ha sido dañada por circunstancias tales como: quiebras fraudulentas, estafas, mala gerencia, improvisación, etc. que han llevado a muchos empresarios a abandonarlo, generando un entorno desfavorable para el desarrollo y crecimiento del sistema tradicional.

En este sentido, las razones que han motivado la orientación de los sistemas de franquicia al partenariado en diferentes países son:

La búsqueda de una imagen libre de inconsistencias y más transparente, que facilite la comercialización de los puntos de venta y el desarrollo general de la red.
El acceso a un nuevo tipo de gestión más operacional a nivel de estructuras de diálogo, que ha reemplazado a las estructuras de asistencia.

En definitiva, todos estos factores han conducido a los operadores a lanzarse hacia una nueva fórmula: el partenariado, expresión técnica y jurídica de una nueva forma de entramado, es decir, de aproximación entre empresas sobre la base de relaciones participativas e igualitarias, y no sobre la base de una relación jerárquica con una posición dominante del franquiciante.

Econ. Aarón Olmos
Caracas-Venezuela

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal